"Déjenme decirles, a riesgo de parecer ridículo, que el verdadero revolucionario se guía por grandes sentimientos de amor."
(Ernesto Guevara)

7 may. 2011

Teoría de la influencia del Reino Plantae sobre el destino.


Desde tiempos inmemoriales, infinidad de personas creen que las plantas dominan el destino del resto de los seres vivos. Muchos estudiosos de la materia afirman que éstas, poseen una fuerte influencia sobre las emociones, la suerte, la ventura, la salud y la vida de los seres vivos.

En el presente trabajo se limitará el alcance, dentro del Reino Plantae, solamente a los árboles de gran porte y, en cuanto al influjo que estos provocan, nos limitaremos sólo a analizar los causados sobre los seres humanos. A falta de recursos para realizar una investigación más amplia y a fin de no cargar al lector con demasiada información que no hace a la finalidad de esta investigación, no se realizó una tarea más extensa. 

Se intenta demostrar la veracidad de estas creencias mediante hechos científicos comprobados y experimentos empíricos realizados en ambientes controlados. En los primeros capítulos describiremos la teoría y más tarde narraremos los experimentos realizados, brindaremos pruebas irrefutables y expondremos las conclusiones arribadas.

CAPITULO l:
Distintas posturas sobre las causas de la influencia.

Aún no se ha podido comprobar cuál es el hecho generador  de las influencias antes mencionadas, ni a causa de qué es generado este hecho. Solo tenemos certeza de las consecuencias de éste. Hay distintas opiniones al respecto:

La opinión más aceptada y, a juicio de este autor,  la más realista y acertada, cuenta lo siguiente: 

“En la época en que el mundo no era tal, en el universo infinito, el Dios Osiris [1], Padre de la vegetación, fue apresado en una esfera de piedra y condenado a pasar la eternidad dentro de ella vagando por el universo. Con el paso de millones de milenios y la acumulación de restos de materiales que flotaban en el espacio, la esfera aumentó su tamaño hasta casi unos quinientos diez millones de km² [2][… ]
[…]Hace unos  4.5 mil millones de años, Osiris intentó escapar con todas sus fuerzas. Se generaron grietas en la esfera pero no consiguió hacerlo. Entonces decidió extender ramificaciones  desde su cuerpo hasta la superficie de la esfera, y creó seres vivientes a los cuales gobernaría a través de estas ramificaciones. “[3]

Las mencionadas ramificaciones son lo que hoy conocemos con el nombre de “vegetación”. A partir de las afirmaciones del párrafo anterior, podemos apreciar las causas del hecho generador.
Quienes sostienen la existencia de Osiris, el grande, afirman que el influjo es generado por tres vías. La primera de ellas es el contacto visual con la vegetación, la segunda es por el tacto y la tercera, de la cual nadie puede escapar, es al respirar el oxigeno que de ellas emana. Claro está, que en las dos primeras el efecto es más rápido y fuerte.

No analizaremos el resto de las opiniones por no ser consideradas relevantes para el autor y contrarias a sus creencias religiosas.

[1] Los Egipcios creían en un Dios, también llamado Osiris. Se cree que éstos desvirtuaron la verdadera historia, en su afán por responder  con falacias  hechos a los cuales no encontraban explicación. A causa de esta multiplicidad de creencias sin ninguna base, se generó que en la actualidad mucha gente descrea de la existencia de Osiris, nuestro verdadero y único Dios.
[2]En la actualidad se conoce que nuestro planeta mide 510 millones de km², con lo cual podemos suponer que Osiris realmente existió.
[3] Fragmento extraído de la obra “Osiris, vida y obra de nuestro creador” de PGS. (Obra inconclusa, 1 hoja)

No hay comentarios:

Publicar un comentario