"Déjenme decirles, a riesgo de parecer ridículo, que el verdadero revolucionario se guía por grandes sentimientos de amor."
(Ernesto Guevara)

7 may. 2011

Teoría de la influencia del Reino Plantae sobre el destino.


Desde tiempos inmemoriales, infinidad de personas creen que las plantas dominan el destino del resto de los seres vivos. Muchos estudiosos de la materia afirman que éstas, poseen una fuerte influencia sobre las emociones, la suerte, la ventura, la salud y la vida de los seres vivos.

En el presente trabajo se limitará el alcance, dentro del Reino Plantae, solamente a los árboles de gran porte y, en cuanto al influjo que estos provocan, nos limitaremos sólo a analizar los causados sobre los seres humanos. A falta de recursos para realizar una investigación más amplia y a fin de no cargar al lector con demasiada información que no hace a la finalidad de esta investigación, no se realizó una tarea más extensa. 

Se intenta demostrar la veracidad de estas creencias mediante hechos científicos comprobados y experimentos empíricos realizados en ambientes controlados. En los primeros capítulos describiremos la teoría y más tarde narraremos los experimentos realizados, brindaremos pruebas irrefutables y expondremos las conclusiones arribadas.

CAPITULO l:
Distintas posturas sobre las causas de la influencia.

Aún no se ha podido comprobar cuál es el hecho generador  de las influencias antes mencionadas, ni a causa de qué es generado este hecho. Solo tenemos certeza de las consecuencias de éste. Hay distintas opiniones al respecto:

La opinión más aceptada y, a juicio de este autor,  la más realista y acertada, cuenta lo siguiente: 

“En la época en que el mundo no era tal, en el universo infinito, el Dios Osiris [1], Padre de la vegetación, fue apresado en una esfera de piedra y condenado a pasar la eternidad dentro de ella vagando por el universo. Con el paso de millones de milenios y la acumulación de restos de materiales que flotaban en el espacio, la esfera aumentó su tamaño hasta casi unos quinientos diez millones de km² [2][… ]
[…]Hace unos  4.5 mil millones de años, Osiris intentó escapar con todas sus fuerzas. Se generaron grietas en la esfera pero no consiguió hacerlo. Entonces decidió extender ramificaciones  desde su cuerpo hasta la superficie de la esfera, y creó seres vivientes a los cuales gobernaría a través de estas ramificaciones. “[3]

Las mencionadas ramificaciones son lo que hoy conocemos con el nombre de “vegetación”. A partir de las afirmaciones del párrafo anterior, podemos apreciar las causas del hecho generador.
Quienes sostienen la existencia de Osiris, el grande, afirman que el influjo es generado por tres vías. La primera de ellas es el contacto visual con la vegetación, la segunda es por el tacto y la tercera, de la cual nadie puede escapar, es al respirar el oxigeno que de ellas emana. Claro está, que en las dos primeras el efecto es más rápido y fuerte.

No analizaremos el resto de las opiniones por no ser consideradas relevantes para el autor y contrarias a sus creencias religiosas.

[1] Los Egipcios creían en un Dios, también llamado Osiris. Se cree que éstos desvirtuaron la verdadera historia, en su afán por responder  con falacias  hechos a los cuales no encontraban explicación. A causa de esta multiplicidad de creencias sin ninguna base, se generó que en la actualidad mucha gente descrea de la existencia de Osiris, nuestro verdadero y único Dios.
[2]En la actualidad se conoce que nuestro planeta mide 510 millones de km², con lo cual podemos suponer que Osiris realmente existió.
[3] Fragmento extraído de la obra “Osiris, vida y obra de nuestro creador” de PGS. (Obra inconclusa, 1 hoja)

30 abr. 2011

Desperté

Desperté una tarde, luego de una larga siesta dominguera. Era un día nublado y frío. Había llovido toda la mañana, razón por la cual se suspendió el futbol barrial y no había mucho para hacer.  En resumen, estaba al pedo.
Tuve unos sueños maravillosos, llenos de aventuras. En realidad no recuerdo lo que soñé, pero estoy seguro de que fue grandioso.
Sentí deseos de vivir una de estas aventuras fantásticas en la vida real, embarcarme en un viaje sin destino, descubrir nuevos mundos, desembarcar en lugares inhóspitos, hacer revoluciones en países oprimidos, etc... Cosa de todos los días.
Como  nada de esto era posible, ya que para embarcarse se necesita dinero y tampoco se puede hacer una revolución sólo, me conformé con tomar las monedas que tenía, ir a tomar el primer colectivo que apareciera y viajar sin importar el destino. Entonces comenzó la aventura.
Fui a la vuelta de mi casa a esperar. Por primera vez  no sabía qué ni para qué, pero esperé, esperé y esperé… Bueno, no esperé tanto: a los dos minutos apareció un bondi, no quise ni mirar a donde se dirigía. Extendí mi mano y misteriosamente el colectivo detuvo su marcha. La puerta se abrió como por arte de magia haciendo un ruido extraño, algo así como el de aire que se escapa. El resto de la gente de la parada pareció no sorprenderse por este hecho. Sin detenerme a hacer un mayor análisis, subí.
-“Hasta el final del recorrido, ¿cuánto es?”- le dije al conductor.
-“Uno con diez, voy hasta la estación”- me respondió.
Tres o cuatro minutos duró mi aventura motorizada, ya que la estación se encuentra a sólo diez cuadras de casa. Me bajé en la estación y comencé a caminar. Hacía mucho frío, no había mucha gente en la calle. Entonces pensé que no debería haber muchos nenes en las plazas. Recordé que en la placita de la estación había un juego que siempre estuve tentado a usar, una estructura metálica con diferentes cosas. Lo que más me llamaba la atención de ella, era un riel horizontal a una altura aproximada de dos metros (lo explico de esta manera porque, si digo que lo que más me llamaba la atención era un travesaño de dos metros, puede prestarse a interpretaciones erróneas). Éste fierro horizontal tenía una especie de manija (no quiero ni imaginar lo que pensarían sus mentes retorcidas si hago mención a un travesaño con manija). La manija se deslizaba por el riel de una punta a la otra. De la misma, uno podía colgarse y deslizarse; y además, ésta tenía resortes en los extremos, lo que proporcionaba un mayor impulso para que pueda deslizarse uno.
Llegué a la placita y, efectivamente, no había nadie. Nunca me había atrevido a utilizar el juego por temor a que la gente me mirara  y pensara que soy "un pelotudo". Nadie estaba ahí para poner en duda ni mi inteligencia ni el tamaño de mis pelotas, así que procedí a tirarme un par de deslizadas. Claramente, luego de un par de ellas: me sentí un pelotudo. Fue en ese momento que recordé que tenía obligaciones... que al otro día había que trabajar e ir a la facultad y, como si fuera poco, que en un par de días tenía un parcial. No había tiempo que perder. El mundo no está hecho para soñadores.

2 ene. 2011

Condenados al olvido


Condenados al olvido
Los muertos que aún respiran
Son por pocos advertidos
Ellos a nadie inspiran

Rebosando de alegría
Los  sentimientos conspiran
Demostrando acefalía
Cuando pasan no los miran

Han sido ya olvidados
Son recuerdo del pasado
Por  ser pobres condenados
Si los han abandonado

26 dic. 2010

Nada

Enormes dibujos celestiales, sobre un manto de espesa “nada”, que de pronto comienza a desteñirlos el Oriente. Perdiéndose éstos para en algún momento, como el fénix, renacer. Momentos efímeros de la vida, a veces ignorados, que hacen ver lo insignificantes que somos. Una fuerte luz, que oculta lo infinito y da vida a lo pequeño, nos muestra lo terrenal; volvemos a sentir que existimos y que podemos cambiar el mundo.

13 dic. 2010

Carta del "Che" a su padre, Cárcel de Gobernación de México (6 de julio de 1956).

Este fragmento de la Carta lo extraje del prólogo del libro “Che, en la memoria de Fidel Castro” editado por David Deutschmann. Sentí una profunda emoción al leerlo, ya que imaginaba el contexto y me situaba en el lugar, tanto el de él, como en el de sus padres. Esta carta es el primer documento en el cual hace referencia a Cuba y a su compromiso con la Revolución. La escribió desde la cárcel, donde no sabía que le depararía el futuro, se despedía de sus padres y al mismo tiempo les hacia enterarse de su futuro ligado a la Revolución Cubana: “O triunfo con ésta o muero allá”, expresó. Espero lo disfruten tanto como yo.

“[…] Hace un tiempo, bastante tiempo ya, un joven líder cubano me invitó a ingresar a su movimiento, movimiento que era de liberación armada de su tierra, y yo, por supuesto, acepté. Dedicado a la ocupación de preparar físicamente a la muchachada que algún día debe poner los pies en Cuba, pasé los últimos meses manteniéndolos con la mentira de mi cargo de profesor. El 21 de junio (cuando hacía un mes que faltaba a mi casa en México pues estaba en un rancho de las afueras) cayó preso Fidel con un grupo de compañeros y en la casa figuraba la dirección donde estábamos nosotros, de manera que caímos todos en la redada. Yo tenía mis documentos que me acreditaban como estudiante de ruso, lo que fue suficiente para que se me considerara eslabón importante en la organización, y las agencias de noticias amigas de papá empezaron a bramar por todo el mundo.
Eso es una síntesis de los acontecimientos pasados; los futuros se dividen en dos: los mediatos y los inmediatos. De los mediatos, les diré, mi futuro está ligado a la revolución cubana. O triunfo con ésta o muero allá. […] Del futuro inmediato tengo poco que decir porque no sé qué será de mí. Estoy a disposición del juez y será fácil que me deporten a la Argentina a menos que consiga asilo en un país intermedio, cosa que estimo sería conveniente para mi salud política.
De todas maneras tengo que salir al nuevo destino, quede en esta cárcel o salga libre. […]
Estamos en vísperas de declarar una huelga de hambre indefinida por las detenciones injustificadas y las torturas a que fueron sometidos algunos de mis compañeros. La moral de todo el grupo es alta.
Por ahora sigan escribiendo a casa. Si por cualquier causa que no creo puedo escribir más y luego me toca las de perder consideren estas líneas como de despedida, no muy grandilocuente, pero sincera.
Por la vida he pasado buscando mi verdad a los tropezones y ya en el camino y con una hija que me perpetúa he cerrado el ciclo. Desde ahora no consideraría mi muerte una frustración, apenas como Hikmet: “Sólo llevaré a la tumba la pesadumbre de un canto inconcluso.” […]”

1 dic. 2010

Sobre las conclusiones de lo expuesto anteriormente


El dinero se ha transformado en una herramienta de poder de unos individuos sobre otros. A lo largo de toda la historia el hombre poderoso ha sometido a los más débiles, ya sea por la fuerza, la fe, la ignorancia o hasta simplemente por dinero.
El poder del dinero esta dado por la desigualdad principalmente y la capacidad que tienen algunos individuos de que ingrese dinero más rápidamente a sus patrimonios. Y esta capacidad incrementa extraordinariamente cuanto mayor es la riqueza del individuo. O sea cuanta mayor cantidad de dinero se posea es más fácil acumular más y a una velocidad mayor.

La acumulación de riquezas en pocas manos deja en ellas la posibilidad de producción, haciendo que el resto de la población dependa de ellas para subsistir.
Estas manos privadas invertirán, en su propio beneficio, buscaran lo que les genere mayor utilidad y el menor riesgo, sin importar las necesidades de la sociedad en su conjunto. Estas pueden inclinarse a la especulación financiera y no producir, dejando al margen al resto de la sociedad. Si se inclinan a la producción, se inclinaran a la producción de los bienes que sea mas beneficioso para ellos y además producirán hasta el nivel optimo, sin importar la producción necesaria para la sociedad.

Al comerciar libremente con el exterior estas situaciones se agravan,ya que al tener un mercado aun más amplio y beneficioso en el extranjero inclinaran su producción hacia este, dejando de lado a las necesidades del mercado local.

Con surgimiento de la sociedades anónimas se genera el anonimato de los dueños de la producción. Ni siquiera sabemos quienes son los dueños de nuestras vidas.

En el mundo los agregados financieros están dejando de lado a la producción física. Cada vez más los dueños del capital están inclinándose hacia la especulación financiera y la producción de bienes crece a un nivel inferior a esta. Esto genera la llamada “burbuja financiera”, ya que la producción real no crece y el valor de los bienes aumenta por la gran emisión monetaria hecha para respaldar a los especuladores.

En argentina se esta generando una situación en donde la producción está inclinándose hacia el monocultivo de soja para la exportación, al ser esta la actividad más beneficiosa. Esto genera desabastecimiento del mercado interno de bienes básicos de consumo, lo que causa la inflación de estos bienes por la falta de los mismos. No es el exceso de dinero la causa de la inflación, sino la falta de bienes.

Si las manos privadas no invierten en la producción de los bienes necesarios el estado debería tomar las riendas y producir todo lo necesario, lo indispensable para el desarrollo de la vida humana. El estado también debe crear las condiciones para que el dinero no sea una herramienta de poder, sino una herramienta de intercambio.

El mercado exterior debería ser de exclusividad del estado, evitando que los privados utilicen los recursos para producir bienes que no son necesarios, y dejen de lado los necesarios en el mercado local. Solo el excedente debe exportarse.
La moneda debería dejar de ser convertible para emitirse según la producción física, evitando la inflación y la recesión.

Evitar la extranjerización de la producción, para que no solo sea, la nación, una fuente de recursos y mano de obra barata para el extranjero.

Las balanzas comerciales


Lógicamente, la sumatoria de todas las balanzas comerciales del mundo da como resultado cero. (El saldo de la balanza comercial se obtiene restando de las exportaciones las importaciones). Esto sucede porque cuando uno tiene una balanza comercial positiva, alguien debería tener un saldo negativo. Supongamos que solo existieran dos países en el mundo, el país A y el B. Si el país A le vende al país B por un valor de 100 y el país B le vende al país A por un valor de 20 obtendríamos:

Entonces, la balanza comercial de A es un superávit de 80 mientras que la de B arroja un déficit del mismo importe. El mismo fenómeno se esta dando en el mundo actual, al sumar todas la balanzas, cuando un país compra hay otro que vende, y siempre alguno va a salir beneficiado y otro perjudicado. Tendría que darse una situación de equilibrio en todas las balanzas del mundo para que esto no ocurra.
Se toma como un hecho natural que al exportar más de lo que importamos estamos creciendo. ¿Pero que estamos haciendo realmente? ¿Crecemos como mundo o nos estamos devorando unos a otros?